PÁVEL FILONOV

blog

Visitando el Museo Ruso en Málaga volví a encontrarme “face to face” con la interesante obra del arista ruso Pável Filonov. La exposición más completa de su trabajo la vi en el museo de Arte contemporáneo de Tallin, donde un artista Estonio le dedicó un homenaje con una composición de imagen en movimiento que ha quedado en mi mente por su originalidad.

En Málaga la selección de obras ofrecida daba una información coherente de la trayectoria del artista en el mundo de las vanguardias rusas de principios del siglo XX. Filonov nació en Moscú pero vivió, se formó y murió en la ciudad de San Petersburgo  (Leningrado). Para tener una referencia conceptual de su obra es interesante poder leer sus artículos sobre arte analítico y anticubismo.  Su obra, dentro de lo que se llama realismo analítico, tiene una fuerza muy personal que le hace destacar entre todos esos componentes que se movieron dentro de las diferentes formas de expresión plástica en la rica y variada vanguardia rusa. Los personajes que componen sus obras son figuras se van formando de un conjunto de planos que nos analizan el interior, el alma del personaje inmortalizado en trazos complicados que van llenando el espacio hasta llegar a la coherencia de la composición.

“Los realistas analíticos” deberían representar objetos usando elementos de su alma interior”.

En sus composiciones de 1913 al 15 vemos esa relación con el futurismo ruso, pero interpretado de una forma tan personal que, la obra de Filonov crea un propio lenguaje de composición y conexión con el espectador que inmortaliza en su manifiesto de la pintura analítica. La energía que desprenden sus cuadros se debe a la fuerza y sensibilidad de Filonov. Los temas elegidos por el artista son una narración del mundo que le rodea modificado por el ojo simbolista que Filonov utiliza a la hora de descomponer una realidad exterior para componer la obra que él nos muestra. Nos complica la lectura al perdernos entre todos esos pequeños planos de formas geométricas como si nos introdujese en un laberinto del que no podemos salir más que por una puerta, la sensación de un nuevo conocimiento. Los elementos narrativos cambian, se transforman, se descomponen en miles de cristales simbolistas hasta alcanzar el significado que Filonov nos quiere mostrar y es entonces, cuando se reorganizan creando un resultado coherente, que distorsiona la armonía general pero que crea un mundo nuevo de narración analítica con un sentido simbolista de gran complejidad.

La obra de Filonov es como la vida que le toco sufrir, rodeado de guerras, fracasos y muerte. No puedo abandonar la idea de la muerte de Filonov y de otros artistas rusos en el sitio de Leningrado en la II guerra Mundial (La gran guerra Patria como la estudian y la comentan los rusos, el nombre que recibe la II Guerra Mundial en la Rusia Soviética.) Filonov fue victima de ese sitio a la ciudad de 2 años 4 meses y 19 días. Los habitantes de Leningrado murieron de hambre y frío más de  1 millón de personas.

Los artistas rusos que participaron con entusiasmo en una renovación de la Rusia tras la muerte del periodo zarista fueron víctimas del mismo régimen y en este caso, de una guerra en la que más de 27 millones de rusos perdieron la vida.

La obra de Filonov quedó mutilada por su temprana desaparición pero nos ha dejado un abanico amplio de composiciones donde la complejidad de construcción de planos nos hace pensar en la riqueza cultural del pueblo ruso.

Mercedes de la Zarza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s